El periodo vacacional no tiene por qué suponer un cambio en nuestros hábitos de higiene dental. Sin embargo, Gerardo Corbella, experto dentista en Las Rozas, apunta que a menudo, a la vuelta de las vacaciones los pacientes presentan mayores trastornos bucodentales como consecuencia de una limpieza dental menos regular.

El aumento de la placa bacteriana puede conllevar la aparición de enfermedades gingivales, enrojecimiento de las encías y aumentar el riesgo de caries. Por eso, aunque los viajes, el cambio de rutina y el aumento de comidas fuera de casa te impida realizar un exhaustivo cepillado después de cada comida, es importante que no descuides el de antes de acostarte que, además, debe ser de dos minutos como mínimo, así como el de después del desayuno. Una opción para cuando no se pueda cepillar los dientes es mascar un chicle sin azúcar, pues ayuda a limpiar los dientes, si bien se debe tener en cuenta que en ningún caso se trata de un tratamiento sustitutivo.

Tampoco debe descuidarse el uso de elementos dentales como pueden ser las férulas, ya que el ritmo frenético de las fechas aumenta la presión que se ejerce en los dientes. Si se pasa un amplio tiempo sin ellas, además de reaparecer los síntomas previos a su uso como los dolores maxilares o el malestar, al volver a ponerlas puede que no se adapten perfectamente a la dentadura debido a una posible desplazamiento de los dientes.

Otro de los problemas detectado por los dentistas en estas fechas es el aumento de la sensibilidad dental percibida ante una mayor ingesta de bebidas frías o helados. Sin embargo, esta hipersensibilidad dentinaria está provocada por la ingesta de bebidas con PH acido como los zumos, vinos o refrescos, que desmineralizan el diente y que combinados con la escasez de higiene, hace que los alimentos fríos estén en contacto con la dentina, provocando esa sensación de sensibilidad. Para evitarlo lo mejor es no ingerir este tipo de alimentos o bebidas y si se hace, es importante que el cepillado se produzca antes de una hora desde la ingesta del ácido con movimientos circulares.