La paciente había llegado a un punto de no poder ni comer, de las infecciones presentes en sus dientes y la falta de muchas piezas dentales. En una sesión se extrajeron los dientes inferiores, se colocaron 6 implantes y los dientes con sedación monitorizada. La diferencia estética salta a la vista. Ahora ya puede comer bocadillos, que era su sueño hasta hace poco tiempo.

VER CASO>>