En ocasiones podemos sentir un desagradable calambre cuando consumimos ciertos alimentos, nuestros dientes entran en contacto con algunas sustancias, esta molestia se denomina sensibilidad dental y puede empeorar con una deficiente higiene dental. 

El calor, el frío, los dulces o ácidos pueden provocar esta desagradable sensación que aparece con caries, cúspides rotas, tratamientos conservadores, bruxómanos, etc.  

Las dos causas más frecuentes de su aparición son: la pérdida de esmalte y la recesión gingival.

La prevalencia de la sensibilidad dental es del 30%. Se podría suponer que la sensibilidad dental aumenta con la edad, ya que el desgaste del esmalte y la retracción gingival serían mayores, sin embargo, el mayor número de casos se da en la población entre 30 y 40 años, en su mayoría  mujeres. Esto se debe a que al aumentar la edad disminuye la permeabilidad de la dentina y la sensibilidad de los nervios. 

Muchos de los casos de sensibilidad dental están relacionados con recesiones gingivales. Cabe destacar, además, que la sensibilidad más común es por contacto con frío.

Causas de la sensibilidad dental

Una deficiente higiene bucal, una alimentación poco equilibrada, los alimentos con mucha acidez, el bruxismo, tratamientos odontológicos… pueden provocar estas incómodas molestias.

Tratamiento de la sensibilidad dental

Para hacer que desaparezca esta sensibilidad debemos cumplir una correcta higiene bucal con los siguientes productos:

  • Una limpieza bucal delicada gracias al uso de cepillo dental con filamentos muy suaves. 
  • Pasta dentífrica no agresiva y especializada. 

En caso de que estos hábitos no sean suficientes debemos acudir a una clínica para que un especialista valore cuál será el mejor tratamiento para evitar que nuestra salud bucodental empeore.    

Consejos para combatir la sensibilidad dental

  • No  consumir bebidas o alimentos ácidos inmediatamente después del cepillado, ya que el esmalte si el esmalte está dañado no dejamos que se desgaste más.
  • Evitar alimentos que contribuyen a que no se reblandezca el esmalte como la leche o el queso.
  • Utilizar cepillos específicos para la sensibilidad dental.
  • Usar pastas de dientes poco agresivas.
  • Utilizar el hilo dental con cuidado.
  • Evitar el uso inapropiado de los palillos de dientes.

¿Cómo tratar la sensibilidad en los dientes y combatir sus molestias?

Debemos acudir a una clínica dental donde nos realicen un diagnóstico para combatir con la sensibilidad dental. Se pueden dar por varios motivos: 

  • Caries avanzada.
  • Enfermedad periodontal avanzada.
  • Fuerte traumatismo dental que ha dañado la estructura del diente.