Son muchas las mujeres que acuden a la clínica, meses después de dar a luz, con problemas en la boca que, según nos comentan, han sido provocados por el embarazo.

En torno al embarazo y los problemas que este acarrea en la salud bucodental existen muchas dudas y mitos que queremos resolver.

En España, casi el 90% de las mujeres embarazadas no acuden a la revisión odontológica. Y esto se produce porque la mayoría de las madres piensan que un tratamiento bucodental puede poner en riesgo el embarazo.

Durante los meses de gestación, las mujeres experimentan cambios hormonales que pueden afectar a su salud bucodental. La inflamación, el enrojecimiento o el sangrado de encías son alguna de las patologías más comunes durante este periodo.

Según el Consejo General de Dentistas de España en su guía práctica de Salud Oral y Embarazo. Por ello, desde Clínicas Cleardent, recomendamos que antes, durante y después de esta etapa, acudan a sus revisiones periódicas con el dentista.

Solo así se pueden prevenir las diferentes complicaciones que pueden aparecer y afectar no solo a la salud, y la estética dental, sino al propio embarazo.

 

Tenéis disponible esta guía con consejos y pautas para evitar posibles complicaciones durante el embarazo.

Pida cita de revisión en su dentista en el momento en el que sepa que está embarazada.

  • Su dentista le hará una revisión y le indicará qué tratamientos se debe o no realizar y le dará los consejos necesarios para mantener su boca sana.
  • Usted puede recibir tratamiento dental en cualquier momento de su embarazo, aunque se recomienda realizarlo durante el segundo trimestre.

Mantenga una higiene bucodental completa.

  • Utilice un cepillo dental suave y cepíllese los dientes 3 veces al día. No se olvide del hilo dental.
  • En muchos casos, el cepillado produce nauseas en las embarazadas. Pruebe a utilizar un cepillo más pequeño y realice el cepillado de manera suave pero exhaustiva.

Cuide su alimentación.

  • El estado de ansiedad que produce el embarazo hace que ingiramos comida no del todo saludable. Intente evitar, en la medida de lo posible los alimentos excesivamente azucarados.
  • Es recomendable, para evitar nauseas, masticar chicle, preferiblemente sin azúcar y con xilitol.

En caso de que el embarazo le produzca vómitos frecuentes

  • Hay alimentos que ayudan a evitar las náuseas. Pruebe con las frutas y vegetales en pequeñas cantidades o yogur o queso a lo largo del día.
  • Si, aun así, sigue teniendo episodios de vómitos, intente enjuagarse siempre después y utilice colutorio fluorado.

 

Gingivitis en el embarazo:

Una de las principales enfermedades bucodentales que se producen durante el embarazo es la gingivitis.

La gingivitis se produce cuando la placa (que contiene bacterias) se acumula en los dientes y produce toxinas que irritan las encías.

La causa de la gingivitis del embarazo es un aumento de la progesterona, que es la hormona sexual que segrega el ovario y que tiene la función de preparar el útero para la recepción del huevo fecundado. Esta (la progesterona) contribuye a aumentar el flujo sanguíneo a los tejidos de las encías, lo cual provoca que estas estén más sensibles, hinchadas y sangren con mayor facilidad durante el cepillado o el uso del hilo dental.

Estos cambios hormonales favorecen el crecimiento de algunas bacterias que provocan la gingivitis y pueden hacer que el tejido gingival esté más sensible. Aunque la gingivitis del embarazo puede aparecer en cualquier momento entre el segundo y el octavo mes de embarazo, suele ser más intensa durante el segundo trimestre.

Esta enfermedad es la afección bucal más común durante la gestación, padeciéndola entre el 60% y el 70% de las embarazadas.

 

Caries:

Las caries son zonas de la superficie del diente dañadas, que se convierten en pequeñas agujeros o aberturas. Las caries se pueden producir a causa de una combinación de factores, como la acumulación de bacterias en la boca, la alimentación entre horas, la ingesta excesiva de bebidas azucaradas y una limpieza dental deficiente.

Durante el embarazo, existe un mayor riego de caries debido a los cambios hormonales de los que hemos hablado, cambios en la composición de la saliva, y los ácidos que se producen cuando hay reflujos gástricos. Todo esto hace que se eleve el riego de erosiones dentales y de caries.

 

Erosión ácida de los dientes (perimolisis):

La perimolisis es la erosión ácida que se produce en los dientes, producidos por los vómitos. Estos ácidos estomacales tienen un PH muy bajo que pueden producir, en el caso de ser constantes, una erosión del esmalte, dejando al descubierto la dentina, que es la segunda “capa” que recubre el diente. En el caso de las embarazadas, estos vómitos son comunes, lo que hace que, en el caso de no tener una buena salud bucodental, que la aparición de caries sea habitual.