La elección del cepillo de dientes es importante, ya que es el principal instrumento gracias al cual podremos realizar una higiene bucal adecuada de los dientes sin maltratarlos, ni desgastar la superficie del esmalte. En un artículo anterior hemos profundizado acerca del uso del hilo dental.

A continuación, te contamos las características de cada cepillo dental

Tipos de cepillos de dientes:

Cepillo dientes con cerdas suaves

Es menos agresivo con las encías y el esmalte dental. Son los más recomendados para remover los restos de comida depositados en los dientes y encías. Normalmente, los odontólogos recomiendan los cepillos de cerdas suaves y blandas a los pacientes que tienen dientes o encías sensibles. También, en pacientes con enfermedad periodontal o tras una cirugía oral.

Cepillo de dientes con cerdas dureza media

Las cerdas son más fuertes y rígidas. Se recomiendan para bocas sanas y bien cuidadas ya que no son tan sensibles. Te recomendamos no ejercer mucha presión en el cepillado ya que puedes dañar las partes blandas, como la encía, y el esmalte.

Cepillo dientes con cerdas duras

No están recomendados por nuestros especialistas, ya que son muy agresivos con las encías y el esmalte.

Formas y tamaños

Existe una gran variedad de tamaños y formas disponibles. El cepillo dental debe ajustarse al tamaño de nuestra boca. Por esto, debemos elegir un cepillo que pueda desplazarse con facilidad y cepillar las caras internas y externas de los dientes. Además, es importante que pueda llegar a aquellas zonas de acceso dificil, como los molares.

¿Cepillo manual o cepillo eléctrico?

El tiempo de cepillado de los dientes no cambia si se utiliza un cepillo manual o uno eléctrico. Los cepillos eléctricos facilitan el cepillado y pueden llegar a quitar más placa que los manuales. Además, son mejores para quienes precisan ayuda o presentan alguna dificultad motriz para cepillarse los dientes de forma manual.

¿Entonces, qué cepillo elijo?

El mejor cepillo de dientes es el que se adapte a nuestra boca, accediendo fácilmente a todos los dientes. Esto, acompañado de:

  • Una correcta técnica de cepillado dental
  • De la periodicidad con que higienicemos nuestros dientes (se recomienda lavarse los dientes tres veces al día),
  • El tiempo que dedicamos a ese cepillado (se recomiendan más de tres minutos)
  • El uso de hilo dental y cepillos interdentales
  • La fuerza que aplicamos sobre las piezas dentales al momento de cepillarlas

Elegir un cepillo de diente que sea adecuado influye en nuestra salud bucal. Al acceder fácilmente a todos los dientes y lugares de nuestra boca nos ayuda a prevenir la acumulación de bacterias y el desarrollo de placa y caries.

¿Cada cuánto tiempo debo cambiar mi cepillo dental?

Se recomienda cambiar el cepillo de dientes cada tres meses o bien cuando las cerdas se encuentran abiertas hacia afuera.

Debemos tener en cuenta que usar un cepillo gastado puede dañar el tejido de las encías, o generar la proliferación de bacterias y otros microorganismos que pueden llegar a afectar nuestra salud dental.

Te recomendamos lavar el cepillo de dientes con agua después del cepillado de las piezas dentales para remover los restos alimenticios y el dentífrico.

No olvides visitarnos para que nuestros odontólogos puedan asesorarte y enseñarte técnicas de cepillado.