Por si no conoces los beneficios de dejar el dichoso tabaco, aquí van algunos:

A los 20 minutos de dejarlo: La presión arterial y el ritmo del pulso bajan a la normalidad.

A las 8 horas de dejarlo: Los niveles de monóxido de carbono en la sangre bajan y el nivel de oxígeno en la sangre se incrementa a niveles normales.

A las 24 horas de dejarlo: El riesgo de un ataque cardíaco súbito disminuye.

A las 48 horas de dejarlo: Las terminaciones nerviosas comienzan a regenerarse y los sentidos del olfato y el gusto se comienzan a normalizar.

De 2 semanas a 3 meses de dejarlo: Mejora la circulación y se hace más fácil caminar. Los pulmones trabajan mejor y las heridas sanan más rápidamente.

De 1 a 9 meses de dejarlo: Se tiene más energía. Los síntomas relacionados con el tabaquismo tales como tos, congestión nasal, fatiga, y dificultad respiratoria mejoran. Tendrá menos enfermedades, resfriados y ataques de asma.

Al año de dejarlo: El riesgo de cardiopatía coronaria es la mitad que el de alguien que no fume.

A los 5 años de dejarlo: Su riesgo de padecer cáncer de boca, garganta, esófago y vejiga disminuye a la mitad.

A los 10 años de dejarlo: Los riesgos de morir por cáncer pulmonar son cerca de la mitad de aquellas personas que aún fuman.

A los 15 años de dejarlo: El riesgo de sufrir una cardiopatía coronaria es igual al de una persona que no fuma.