Antonio siempre había sufrido el “miedo a ese dolor”. Cansado de las extracciones, los pinchazos… Por fin se decidió a reponer todas esas piezas perdidas, pero ya no quería tener una mala experiencia… ¿Cómo lo vivió? Gracias por contarlo Antonio!