¿Qué son las encías retraídas?

Las encías retraídas, o también conocidas como “recesión gingival”, son aquellas que se han ido desgastando y retrocediendo de forma gradual, hasta el punto de poder ver la raíz del diente. A su vez, tenemos el concepto de sonrisa gingival, que es cuando las encías son predominantes en la sonrisa, ya sea porque la encía es muy grande, o porque los dientes son muy pequeños o el labio superior está más alto. 

¿Cómo las identificamos?

Al tratarse de un problema bucodental que se va produciendo de forma gradual, no es fácil identificar este problema. Sin embargo, cuanto antes nos demos cuenta, antes podremos atajar los problemas derivados de la recesión gingival. Por desgracia, no contamos con muchas formas de identificar el problema. 

  • Una de las formas, es mediante la observación de los dientes. Si notamos que cada vez se ve más el diente, o que son “más largos”, es probable que suframos este problema. Al contraerse la encía, el diente queda más expuesto, pudiendo ver la raíz del mismo, y es ahí dónde debemos observar con detenimiento.
  • Otra de las “pistas” que podemos encontrar pero que no son exclusivas de este problema bucodental, son notar un aumento de la sensibilidad, inflamación y sangrado de encías, mal aliento o dolor al masticar. 

¿Cuáles son las posibles causas?

En primer lugar, debemos aclarar que las encías retraídas se suelen producir con mayor frecuencia en personas con una edad más avanzada. En cuyo caso, es un signo del deterioro físico que sufre nuestro cuerpo por el paso del tiempo. 

Sin embargo, cuando este problema es de una gran dimensión, o se da en personas jóvenes, suelen existir causas concretas, más allá de hacernos mayores. 

  • Tabaco: Por todos es conocido que el tabaco tiene muchísimos efectos nocivos para el cuerpo. Y nuestra boca no es una excepción. Fumar provoca efectos sobre las mucosas de la boca, como irritarlas, ensuciarlas, las reseca y evita que puedan regenerarse de forma natural. A su vez, al atacar a nuestro sistema inmunitario reduce las defensas, provocando que las bacterias proliferen con mayor libertad y la inflamación avance más rápido.
  • Bruxismo: Un problema cada día más común, que consiste en apretar la mandíbula y frotar los dientes entre ellos, todo ello de forma inconsciente o incluso durmiendo. Todo ello, provoca una mayor probabilidad de sufrir encías retraídas.
  • Mal cepillado: Esta puede producirse por dos motivos. O bien llevamos a cabo una limpieza poco exhaustiva, provocando la proliferación de la placa bacteriana. O, al lavarnos los dientes presionamos demasiado fuerte el cepillo contra nuestros dientes y encías.
  • Gingivitis: La acumulación de sarro debido a una mala higiene bucodental puede llegar a provocar problemas peores, como la recesión gingival.
  • Periodontitis: Es la consecuencia directa de no tratar una gingivitis. Las encías se retraen y se forman unas bolsas que se acaban infectando por la cantidad de bacterias que tenemos en la boca. Esta daña la encía, el hueso de la mandíbula y puede provocar la caída de los dientes. 

¿Qué tratamientos existen?

No existe una solución como tal para recuperar el tejido gingival perdido, aunque sí podemos regenerar las encías retraídas en un quirófano. Aunque se intenta no llegar hasta este extremo, pues los expertos prefieren tratamientos que impidan que el problema avance y se tengan terribles consecuencias. Algunas de las soluciones que la odontología nos ofrece son:

  • Injerto gingival pediculado: Se trata del estiramiento de la encía. Si conservamos el pequeño triángulo que hay entre diente y diente, se podrá recubrir la raíz del diente sin injertos.
  • Injertos de encías: Mediante el tejido del paladar o uno sintético, se cubre la zona afectada, protegiendo las raíces de los dientes y evitando su caída. 

En cualquiera de los casos, se trata de un complejo problema, que requiere de profesionales especializados, formados y con experiencia. Por ello, desde Clínica Dental Corbella, te invitamos a solicitar una cita previa para analizar el estado de su salud bucodental, pues esta serie de problemas, es necesario abordarlos cuanto antes.