Cuál es el origen de Halloween?

Según la versión más extendida, hunde sus raíces en Irlanda, hace nada menos que 3.000 años. En la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, los celtas celebraban su fiesta más importante, “samhain”,

que era el equivalente a nuestra Nochevieja, marcaba el inicio de un nuevo año. Lo que celebraban entonces era el final de las cosechas, coincidiendo con el solsticio de otoño. Los irlandeses que emigraron a Estados Unidos a mediados del siglo XIX, en la época de la Gran Hambruna, popularizaron allí la fiesta, que adquirió la forma “moderna” a partir de los años 20 del pasado siglo: en 1921 se celebró el primer desfile de Halloween en Minesotta y desde allí se extendió a otros lugares.

¿Por qué se llama Halloween?

La palabra Halloween es una evolución de “All Hallows’ Eve”, que en inglés antiguo significa ‘Víspera de Todos los Santos’, es decir, el día anterior al de Todos los Santos, el 1 de noviembre, el día que la Iglesia católica dedica a recordar a la familia y seres queridos que han fallecido.

¿Por qué hay monstruos y cosas de miedo en Halloween?

La tradición decía que en la noche de Halloween los espíritus de los difuntos caminaban entre los vivos y podían molestarlos. Para evitarlo, las familias ponían una vela encendida en las ventanas de las casas. Se suponía que si los muertos veían en su honor una vela u otras ofrendas, como comida, pasaban de largo, pero si no, entraban a saldar cuentas e incordiaban a los familiares provocándoles pesadillas (bueno, igual no es buena idea contar esta parte de la tradición a los niños más miedosos).

¿Por qué se piden chuches en la fiesta de Halloween?

El “trick-or-treat”, traducido al español como “truco o trato” pero significa más bien “travesura o trato” es la tradición de que los niños recorran las casas de los vecinos disfrazados para pedir dulces o chuches y si no… Si no, harán alguna trastada. El origen es muy antiguo, relacionado con esos espíritus que se suponía que pedían cosas a los vivos, pero la costumbre se popularizó en Estados Unidos a partir de una campaña de UNICEF de 1950, cuando los alumnos de una escuela de Filadelfia hicieron por primera vez una colecta de puerta en puerta para ayudar a los niños del mundo.

¿Por qué nos disfrazamos en Halloween?

¡Pues para asustar a los espíritus antes de que ellos te asusten a ti! Así que ya sabes, elige bien tu disfraz más terrorífico y…

FELIZ HALLOWEEN!!