Al perder uno o varios dientes, vemos necesario reemplazar los dientes originales por un implante o puente dental. En este caso no se reemplazarían los dientes naturales solo por estética, sino que entraría en juego nuestra salud bucodental.

Es muy importante reponer ese o esos diente/s perdido/s por diversas razones, como la sobrecargan las otras piezas dentales, puesto que tenemos que hacer un esfuerzo mayor a la hora de masticar.

La gran duda que suelen tener la mayoría de pacientes a la hora de sustituir el diente, es si optar por un implante o un puente dental. En líneas generales, podemos decir que en el siglo XXI en la mayoría de los casos, es aconsejable el implante dental. Pero veamos en detalle cada opción:

Puentes dentales

Los puentes dentales constan de un conjunto de coronas que simulan la forma de los dientes. Estos son fijos, es decir, una vez fijados sólo pueden ser descementados por un odontólogo. 

Uno de los mayores inconvenientes de los puentes dentales es que se necesita tallar los dientes para colocarlos. Al tallar los dientes reducimos su tamaño, lo cual provoca que necesitemos siempre llevar la corona sobre ellos. 

Muchos pacientes suelen optar por esta opción, puesto que resulta más barata y no hace falta realizar ningún implante. Pero a la larga, acaba resultando más caro, puesto que los dientes en los que se sostiene el puente se van sobrecargando y seguramente será preciso reemplazarlos por implantes.

 

Implantes dentales

Los implantes dentales son unas fijaciones de titanio que se colocan en el hueso maxilar sustituyendo los dientes perdidos. Gracias a los avances técnicos, se elimina el dolor y se realiza el tratamiento en el momento.

 

Tipos de implantes dentales

La Implantología Avanzada facilita la colocación de implantes y dientes fijos en la misma sesión. Lo ideal sería optar siempre por una carga inmediata y salir con tu prótesis fija el mismo día que se colocan los implantes, siempre que sea posible.

Existen casos más complicados, en los que el paciente tiene poco hueso en los maxilares, estos pueden optar por realizarse un implante cigomático. Este tipo de implante dental se coloca directamente sobre el hueso del pómulo, acortando el tiempo de tratamiento. Los pacientes no sienten dolor durante la intervención puesto que se les realiza una anestesia local y sedación monitorizada, y se recuperan en 24-48 horas.

Otro tipo de implantes dentales son los “mínimamente invasivos”, también denominados “sin cirugía”. En esta intervención no se realizan cortes, puesto que el implante se coloca a través de la encía.

Los implantes dentales suelen ser más costosos que los puentes dentales, pero son más cómodos, naturales, y no se sobrecargan los dientes contiguos. 

Tras 20 años de experiencia en Implantología Avanzada, te recomendamos realizarte un implante de carga inmediata, siempre que sea posible, así llevarás un ritmo normal desde el día 1. Contacta con nosotros y te realizaremos un estudio para saber qué tratamiento se adecua mejor a tus necesidades.