Carmen es de un pueblo de Cáceres, aunque lleva en Madrid viviendo muchos años.
Cuando era pequeña, le extrajeron varios dientes «sin previo aviso».
Su primer sueldo fue para el dentista, aunque tuvo que ser una prótesis removible, con todas las limitaciones que suelen tener. Tenía un problema de poco hueso en los maxilares.
Apoyados en las más modernas técnicas, en Dental Corbella hemos sido capaces de colocarle implantes. ¿En qué ha cambiado su vida?