Es bastante probable que en alguna ocasión de tu vida, y tras cepillarte los dientes, hayas encontrado algunas gotas de sangre en los restos de la pasta dentífrica. Normalmente acompañado además con molestias en la zona de la encía de la que procede la sangre. 

Normalmente no se debe a algo excesivamente preocupante, pero sí que puede llegar a ser el síntoma de algún problema bucal, de mayor o menor relevancia, que en muchas ocasiones requiere de la supervisión de un especialista. 

 

Causas del sangrado de encías

Hay que tener en cuenta en este punto que unas encías sanas no sangran, por lo que siempre hay una causa específica detrás del sangrado.

La principal causa del sangrado de encías es la acumulación de placa y sarro en la unión entre este tejido y los dientes

Pero no es la única posibilidad. Aquí te dejamos con una lista de las principales causas del sangrado de encías y su gravedad. 

  • Una mala higiene o una higiene continua con una técnica de cepillado incorrecta.
  • Los tejidos blandos de la encía están dañados por una infección (gingivitis o periodontitis).
  • Traumatismos. 
  • Heridas por cepillado demasiado brusco. Lo que incluye el uso de un cepillo dental eléctrico. En muchas ocasiones el paso de un cepillo dental manual a uno eléctrico puede conllevar el sangrado de las encías. Algo que no es excesivamente preocupante, sobre todo si se da en los primeros cepillados y posteriormente desaparece. 
  • Hacer mal uso del hilo dental. 
  • Cambios hormonales, por ejemplo durante un embarazo o en la menopausia. También es posible que se dé una gingivitis asociada al ciclo menstrual. Aunque es transitoria y precede a la fase de ovulación. 
  • Falta de vitamina K. 
  • Ingesta de algunos medicamentos, como anticoagulantes. 

 

Síntomas de encías sangrantes

Existen diversos síntomas, además de comprobar de forma visual cómo la pasta de dientes expulsada en el cepillado adquiere un tono rosáceo. 

Las encías adquieren un tono rojizo, puede presentarse en ellas una sensación de sensibilidad o, incluso, de dolor. Son más blandas y, en ocasiones, producen mal olor de aliento. Todo ello en contraposición a unas encías rosas, firmes, sin sensibilidad y sin dolor. 

 

Recomendaciones que llevar a cabo cuando te sangran las encías

La primera medida que se debe tomar si estamos ante un caso de sangrado continuado en el tiempo es visitar a un especialista para que valore nuestra situación y establezca un plan a nuestra medida. 

Aunque, por otro lado, existen una serie de medidas recomendadas para prevenir el sangrado de las encías. Las enumeramos a continuación: 

  • Si la razón para el sangrado es la acumulación de placa y sarro, bastará con hacer una limpieza en un especialista para eliminar la placa y restaurar los tejidos. 
  • Cepillarse los dientes después de cada comida de forma correcta. Siguiendo una técnica adecuada y durante al menos 3 minutos. Debe realizarse con un cepillo de cerdas o filamentos suaves y finos. 
  • Utilizar correctamente el hilo dental. 
  • Usar un colutorio antiséptico al menos una vez al día. 
  • Realizar una limpieza en el higienista al menos dos veces al año. 
  • Evitar fumar.