Todas las personas, en mayor o menor medida, tienen cierto respeto o miedo a hacer las periódicas visitas al dentista. Nervios, mala sensación o incertidumbre suelen ser habituales cuando acudimos a la clínica, en el trayecto a la misma o en el mismo día o, incluso, los días previos a la cita. 

Este miedo al dentista, cuando se da en gran medida, tiene un nombre propio, aunque su uso no es muy habitual: se trata de la denominada odontofobia o miedo al dentista.

Según estudios, en torno a un 20-30% de la población siente este pánico irracional a acudir al dentista. 

Los síntomas que pueden indicarnos que estamos ante un caso de odontofobia son los nervios, sudoración o verborrea, lo que en muchas ocasiones puede llegar a provocar la anulación de la cita. En casos más graves puede derivar en taquicardias, palidez, sudoración fría, hiperventilación e incluso desmayos. 

 

Causas de la odontofobia 

Aquí te dejamos con algunas de las causas más comunes que pueden llegar a provocar la odontofobia.

  • Una mala experiencia en el pasado. Es bastante lógico pensar que si en algún momento en el pasado una mala experiencia en el dentista ha hecho al paciente sufrir un dolor demasiado agudo, este desarrolle un pánico visceral a volver a acudir de nuevo. 
  • Vergüenza. Mostrar el mal estado de la boca puede llegar a provocar una sensación de vergüenza que nos bloquee. 
  • Instrumental del dentista. Muchas personas tienen pánico a todos los objetos que utilizan los profesionales de la salud bucodental. 
  • Falta de confianza. El miedo a ceder parte del control, sea del modo que sea, nos hace sentirnos inseguros y perder la comodidad por completo. 
  • Desconocimiento en el caso de los niños. Los cuales no entienden qué es ni para qué sirve o qué hace un dentista. 

 

Consejos para superar la odontofobia 

Existen algunos trucos para poder superar este pánico atroz y conseguir que las visitas al dentista sean, en la medida de lo posible, mucho más agradables. 

  • Buena comunicación entre paciente y dentista. Es importante que el paciente sepa en todo momento el tratamiento al que está siendo sometido y cuáles son sus pasos. 
  • Sedación Monitorizada. Es un tipo de sedación que permite disminuir de forma notable la tensión nerviosa y ansiedad del paciente. En Dental Corbella disponemos de médico anestesista propio para poder dar este servicio a nuestros pacientes.
  • Probar con técnicas de relajación antes de acudir al dentista. 
  • Familiarizarse con imágenes o vídeos con pacientes en la consulta siendo tratados. 

En Dental Corbella ofrecemos una serie de complementos con el objetivo de una mayor tranquilidad para los pacientes: desde tener olores y sonidos agradables en la clínica, hasta una sala de relajación que otorga tranquilidad.