Por lo general, suele ser por la inflamación de los tejidos y de los huesos que sostienen los dientes, esto suele estar provocado por la acumulación de placa.

Read More