A veces resulta casi imposible que los peques de la casa hagan sus tareas. Lavarse los dientes es importante a cualquier edad, si les enseñamos desde pequeños hábitos saludables seguirán practicándolos en el futuro.

Por eso queremos ayudarte a conseguir que, de forma divertida, introduzcan en su rutina el cuidado de sus dientes y así crecer fuertes y sanos.

 Pasos para un buen cepillado

  • Coloca el cepillo de manera horizontal respecto a la línea de la encía en un ángulo de 45 grados. De esta manera llegarás al surco de la encía, donde más placa se acumula.
  • Cepíllate realizando movimientos horizontales presionando suavemente de la encía hacia el diente para sacar toda la suciedad, recuerda no olvidarte ningún hueco. 
  • Debes limpiar uno a uno cada diente delantero, haciendo hincapié en la parte de atrás colocando el cepillo en vertical y utilizando movimientos circulares. ¡Recuerda llegar hasta la encía!
  • Cepíllate muy bien las muelas con movimientos en todas las direcciones: de atrás hacia delante y viceversa, también hacia los lados. 
  • Usar seda dental te ayudará a llegar a todos los huecos interdentales no olvides de limpiarte bien la lengua para completar tu rutina dental.

Hábitos saludables para una sonrisa perfecta

  • Cepillarse al menos dos veces al día, aunque lo ideal es cepillarse tras la ingesta de cualquier alimento.
  • Es importante no cepillarse inmediatamente después de comer.
  • Recuerda cepillar también las encías y la lengua.

Trucos para los más pequeños

  • Cepillarse los dientes junto  a sus padres o hermanos hará que aprendan cómo hacerlo y que además quieran imitar a los mayores. Los cepillos de dientes llamativos pueden ayudar a que disfruten y se diviertan más cuidando su salud bucodental.
  • La cantidad de pasta de dientes que se pone en el cepillo debe ser del tamaño de un garbanzo. Es conveniente que usen la cantidad justa para que no se forme mucha espuma o que luego sea más difícil para ellos enjuagarse la boca. Comprar una pasta de un sabor que les guste los animará.
  • Uso de enjuague bucal, ideal para prevenir caries gracias a las fórmulas fluoradas, les encantará aprender a usarlo jugando a hinchar los mofletes. Es importante enseñarles que no sustituye al cepillado, sino que es un complemento.

Cepillarse los dientes mejora el aliento y además evita la aparición de caries y otras afecciones dentales, por eso hay que acostumbrar a los niños a que adquieran el hábito ya desde pequeños.